Los 3900 musulmanes censados en Crevillent, finalizan este fin de semana el mes sagrado del Ramadán. Una celebración que este año han vivido de una forma muy especial al estar marcada por la pandemia del Covid-19, que les ha llevado a rezar sus oraciones en sus domicilios al estar cerradas las mezquitas desde el mes de marzo, para evitar la propagación del virus.

*La comunidad musulmana de Crevillent finaliza este fin de semana  el mes sagrado del Ramadán. Durante treinta días los cerca de 3900 musulmanes censados en el municipio han cumplido algunos de los preceptos básicos del Islam como son la oración el ayuno y la limosna. La celebración de este año se ha visto afectada por la crisis del coronavirus. Por ello están rezando sus oraciones en sus respectivos domicilios al estar cerradas las mezquitas desde el pasado mes de marzo para frenar la expansión del virus. Por este motivo tampoco celebrarán en el Parc Nou el Id al Fitr, la fiesta del fin del ayuno.

Los 3900 musulmanes censados en Crevillent, finalizan este fin de semana el mes sagrado del Ramadán. Una celebración que este año han vivido de una forma muy especial al estar marcada por la pandemia del Covid-19, que les ha llevado a rezar sus oraciones en sus domicilios al estar cerradas las mezquitas desde el mes de marzo, para evitar la propagación del virus.

Pese a ello,el Imán cada día ha rezado en ella por el fin de la pandemia por la pronta recuperación de todos los enfermos y para que Dios alivie el dolor de los familiares”

En estos días no hay diferencias entre ricos y pobres, porque todos son iguales ante los ojos de Dios  Por ello y junto a la oración, lo que tampoco ha olvidado la Comunidad Islámica de Crevillent es “la limosna”, uno de los pilares fundamentales del Islam. En este aspecto destacan tres hechos: La entrega de mascarillas al Ayuntamiento. La ayuda prestada a las familias que carecen de recursos y a las personas que viven solas y no tienen trabajo y la recaudación del fin del Ramadán, que se destinará a los mas necesitados.

El final del Ramadán está previsto para este fin de semana, sin embargo este año no podrán celebrar el Id al Fitr, la fiesta del fin del ayuno, en el Parc Nou, como en años anteriores por no poder controlar el número de personas que suele venir de otras poblaciones y su deseo de cumplir siempre con las indicaciones que marque el Ministerio de Sanidad.