El Ayuntamiento recurrirá la sentencia sobre la pacela del R 10 ubicada en la urbanización El Pinar

El Ayuntamiento ha decidido recurrir la sentencia del Juzgado tras conocer los informes jurídicos que aconsejan defender los intereses municipales de la parcela del R-10, en la urbanización del Pinar. El edil de Urbanismo Manuel Penalva ha manifestado que el anterior Gobierno no actuó frente a la agrupación urbanística y tampoco fue capaz de acabar las obras del polígono. Ahora este proyecto es otra herencia más recibida que tendrá que gestionar este gobierno

El alcalde de Crevillent, tras conocer los informes jurídicos que aconsejan defender los intereses municipales en la parcela del R-10, dentro de las competencias que le atribuye la Ley y en representación del Gobierno municipal, ha resuelto presentar recurso de apelación contra la sentencia del Juzgado de Primera Instancia número 4 de Elche, que desestimaba la demanda que presentó el Ayuntamiento en el año 2015 sobre la titularidad municipal de 39.687 metros cuadrados del sector residencial de El Pinar.

Para Manuel Penalva, concejal de Urbanismo de Crevillent, este proyecto se encuadra dentro de los asuntos que ha dejado sin resolver el anterior Gobierno del Partido Popular y que están costando dinero al pueblo de Crevillent, tras la apuesta por una urbanización que respondía únicamente a los intereses de la empresa promotora y no a los intereses generales del municipio, ni a una ordenación racional del territorio.

No obstante, y aunque este asunto de la Urbanización de El Pinar tenía que haberla resuelto hace mucho tiempo el anterior Gobierno municipal, el actual Gobierno del Cambio tiene el firme propósito de defender los intereses municipales y el dinero público hasta el final y es por eso que se ha dado un paso más, adoptando la decisión de recurrir el fallo judicial, afirma Penalva.

Por otra parte, el edil de Urbanismo ha señalado que el Gobierno municipal va a estudiar la recuperación del control del proyecto urbanístico, dentro de los instrumentos que marca la ley urbanística valenciana.

Penalva ha informado que con esta actuación se pretende dar una solución definitiva a la paralización de un proyecto urbanístico, acabar la urbanización y poder así recepcionarla desde el Ayuntamiento y atender debidamente a los vecinos de la urbanización.