Telecrevillent Crevillent al día

17Abr/19Off

La procesión de penitencia tenía lugar en la noche de ayer recorriendo las calles adyacentes al templo de Nuestra Señora de Belén y el casco antiguo de la villa. Más de 150 penitentes con túnicas cirtescienses acompañaron la talla del Cristo de Difuntos y Ánimas realizada por Mariano Benlliure

La procesión del silencio partía desde el interior de la Iglesia de Nuestra Señora de Belén a las 22.30 de la noche. El momento esperado por los crevillentinos se producía cuando se entreabría la puerta parroquial y se dejaba ver un largo sendero de antorchas que iluminaban la imagen del Cristo de Difuntos y Ánimas.

Tras la cruz guía comenzaba la procesión con un quinteto de viento metal que interpretaba el Himno a la Santa Cruz y otra pieza musical titulada Gloria Patris. Este conjunto musical fue introducido el pasado año como novedad, incrementando en esta edición sus interpretaciones musicales.

Numerosos crevillentinos quisieron acompañar a la Hermandad del Cristo de Difuntos y Ánimas observando la procesión en silencio. Una campana de metal, las campanas roncas y los timbales, marcaban el paso de los penitentes que portaban las antorchas.

Como cada año esta procesión despierta expectación y fueron muchos los fotógrafos que se dejaron ver a lo largo del recorrido.

Precediendo al Cristo de Difuntos y Ánimas se encontraba el acompañamiento musical del Coro Voces Graves de Crevillent quienes interpretaron los motetes de Velum Templi del compositor y director crevillentino José Alberto Aznar, y el himno a la Santa Cruz de Venanius fortunatus con una adaptación que en su día realizó el maestro y director crevillentino Ramón Mas López.

A continuación el Cristo de Difuntos y Ánimas se dejaba ver arropado por numerosas antorchas que lo iluminaban, al tiempo que era portado por diversos penitentes en la parihuela que transporta al Cristo.

 

Comentarios (0) Trackbacks (0)

Lo sentimos, los comentarios están cerrados por ahora.

Trackbacks deshabilitados.