LOS TRABAJADORES DE FABRICA DE DULCES HARIBO HAN CELEBRADO HOY UNA ASAMBLEA A LA QUE HA ASISTIDO LA PRACTICA TOTALIDAD DE LA PLANTILLA.

Los trabajadores de fábrica de dulces Haribó han celebrado hoy una Asamblea a la que ha asistido la practica totalidad de la plantilla. Los empleados han acordado iniciar medidas de presión, y la primera decisión que han adoptado es que van a dejar de hacer horas extras. Los representantes de los trabajadores han indicado que de momento, no van a paralizar la producción para evitar sanciones, y han desechado la posibilidad de ir a la huelga porque de momento, la compañía no ha emitido un comunicado oficial sobre el futuro de la empresa

La mayoría de los trabajadores que conforman la plantilla de la fábrica de dulces y golosinas Haribó,  afincada en el polígono de Cachapets, ha asistido hoy a la Asamblea convocada por el Comité de Empresa para decidir qué medidas de presión van a emprender para conocer cuanto antes qué les depara el futuro laboral.

La primera decisión que han adoptado es no hacer más horas extras hasta que la empresa les diga cuáles son las opciones que están barajando en relación a su continuidad en el municipio. Este lunes transmitirán la medida a la directiva y les comunicarán que no piensan esperar a que se cumplan las tres semanas dadas por la compañía para responder. Los empleados creen que la empresa “necesita esas tres semanas para ganar tiempo y continuar con la ejecución de su proyecto”.

Los representantes de los trabajadores han indicado que ante esta situación, lo que no pueden hacer es dejar de producir, porque se exponen a una sanción. Según han informado, la empresa les ha propuesto trabajar incluso fines de semana, porque en estos momentos la fábrica de Cornellà, en Gerona, está en reformas.

De momento, han desechado la posibilidad de ir a la huelga hasta que la compañía no emita un comunicado oficial sobre el futuro de la planta de Crevillent. De todas formas, la plantilla, compuesta por 120 empleados, creen que la situación “es muy complicada” , ven difícil que se llegue a un acuerdo y que la empresa les comunique su decisión en los próximos días.

Por su parte, el Grupo Municipal Socialista ha mostrado su preocupación ante las noticias publicadas y ha manifestado su total apoyo a los trabajadores, al mismo tiempo que exigen al Alcalde, como máxima autoridad municipal, que haga todas las gestiones necesarias para evitar cualquier mayor deterioro en la actual situación.