La familia del doctor mas Magro entrega una medalla del insigne hematólogo al Ayuntamiento

* El Ayuntamiento ha recibido la donación de la medalla concedida al Doctor Mas Magro, por el Instituto Médico Valenciano de Medicina, al otorgarle el Premio Roel de Medicina. La concesión ha sido realizada por su nieto, Francisco Mas Magro.*

La Sala Rafael Altamira de la Universidad de Alicante acogió la conferencia sobre el doctor Mas Magro, bajo el título de “Francisco Mas Magro. Hematólogo de fama mundial y candidato al Premio Nobel de Medicina”. La Conferencia fue impartida por Joaquín Santo Matas, miembro del Consejo Valenciano de Cultura.

El conferenciante trató sobre la biografía de este médico crevillentino que con escasos medios y teniendo que luchar contra adversidades de todo tipo, llegó a ser un magnífico investigador que hizo descubrimientos pioneros, como por ejemplo, el agente causante de la leucemia que muchos rechazaron en su momento.

El nieto del doctor Mas Magro destacó la figura de su abuelo y sus avances en el campo de la hematología, además del sentimiento de crevillentino que siempre abanderó el prestigioso investigador.

Tras finalizar el acto, el nieto del Dr. Mas Magro entregó al Alcalde de Crevillent, César Augusto Asencio, una de las medallas que le concedió a su abuelo el Instituto Médico Valenciano de Medicina, al otorgarle el Premio Roel de Medicina.

El Alcalde agradeció la donación de la medalla que pasará a formar parte del Despacho-Laboratorio del Dr. Mas Magro en la Casa- Museo del Parc Nou. También recordó que este despacho-laboratorio, es el que tenía el Dr. Mas Magro en Alicante, donado también por su nieto al Ayuntamiento de Crevillent.

El Dr. Mas Magro, discípulo de Santiago Ramón y Cajal, experto internacional en el tratamiento de enfermedades de la sangre, está considerado como el padre de la hematología en España. Autor de más de 14 libros y seiscientos trabajos de investigación publicados en revistas nacionales e internacionales.

Todas las investigaciones las realizó en su consulta-laboratorio de la Plaza de Calvo Sotelo en Alicante. En 1953 fue propuesto para el Premio Nobel de Medicina. Trató a más de 1.600 personas de leucemia de las que alrededor de 400 sanaron, todo un éxito dada la época.